A comenzar un nuevo año

No es de extrañarse que al comenzar un nuevo año, muchas personas se replanteen sus proyectos, cosas que realizan hasta el momento o incluso su ser desde la forma más profunda (gente con algo más de tiempo como yo, claro está).

Ahora, qué efecto especial tiene sobre nosotros seres humanos el comienzo de un año de un ciclo en el calendario gregoriano, de un ciclo solar por lo demás. Al parecer las personas tenemos la necesidad de crear, no digo que sea necesario crear grandes sinfonías o cosas artísticas, pero si necesitamos replantearnos, recrearnos, reinventarnos y no al estilo burdo de “necesitas un cambio de look” aunque sí he recibido varios comentarios de aquellos y aún más ofrecimiento de asistencia gratuita y desinteresada para ello.

¿De que forma necesitamos estas reinvenciones entonces? En realidad en la forma en que nosotros queramos, desde las más imperceptibles y burdas, hasta las más profundas y estructurales. ¿Pero por qué cada cierto tiempo? ¿Qué hay en estos ciclos nuestros, en el sol, la luna, las mareas, los astros, nuestras células u hormonas que nos hacen replantearnos con fuerza esto al menos una vez al año? Tal vez la necesidad de completarnos, de estar en constante búsqueda de nosotros mismos, más que enfocarnos en la verdad como concepto o en el ser, buscar la verdad de nuestras vidas. No es que necesariamente vivamos una mentira o entre mentiras, pero algo dentro nuestro siempre nos llama a una particular reconexión de forma más espiritual, como si de alguna forma intuyéramos que lo más concreto en nuestras vidas no es algo que podamos palpar de forma directa.

Personalmente tiendo a sentir cierta paz al hacer estos “autoanálisis” pero entonces ¿qué me lleva a escribir pachotadas a las 3 de la mañana? No lo sé, algo de ansiedad tal vez, la incertidumbre de un futuro que jamás está claro, a veces la necedad de creer que nada de lo que hacemos está en nuestras manos, no importando cuanto trabajo o empeño coloquemos en nuestros objetivos, la vida es en sí impredecible. Incluso lo que creemos controlar es parte de algo más grande que nosotros, de un mundo que gira a pesar de nuestras dudas, complejos, éxitos o fracasos… y que seguirá girando con nosotros en él o no.

En mi caso no tiene que ver con el año nuevo, si me replanteo al menos una vez al mes estaría siendo tacaña con mis actos, pero creo que en este minuto tengo tiempo para hacerlo.

No es mi intención darle un toque pseudo depresivo a este espacio, pero el mismo hecho de no poder conciliar el sueño y tener la necesidad de escribir, aunque sea con mala redacción cosas que usualmente dejo en el baúl de las cosas “pendientes” o “por hacer”, es como la intención de querer resolver algo, que de no leer como si fuera una espectadora de algo que se cruzó entre las cosas que hojeo, me permitiera ver de forma clara y simple, aunque tal vez sólo sea la privación de sueño y el exquisito silencio relativo de la noche.

Dejo el abrigo de la luz de esta pantalla para hundirme en la noche absoluta y lo que sus ruidos desconocidos tienen para entretenerme.

Feliz e iluminado año 2015 para todos, esta vez sin canción sólo silencio.

Anuncios

Cura Gatica

Si quiere distenderse leyendo algo buena onda, no lea esta entrada, estoy odiosa y odiando. Es mi momento más anti-zen del año, la barbarie misma hecha mujer… y a la vez una nena llorona, PERO NO DE TRISTEZA! o tal vez si, pero muy poquito, más que nada ira.

A lo nuestro, cura Gatica, obvio porque predica pero no practica, y todos los que me conocen saben que siempre ando con la pará que no hay que preocuparse de lo que no te puedes ocupar y blablabla, pero resulta que tengo un problema y mi guata se infla como un globo y comienzo a sufrir los dolores horribles del estúpido colon enojado, lindo el wn cuando más se lo necesita el estúpido se “irrita” por la conchesumadre, no podía ser otra weá.

Para colmo, todos los problemas que he tenido (de los importantes, esos que marcan una tendencia de “antes-después” en tu vida) todo lo que he podido hacer, lo he hecho y ahora estoy en espera…. espera wn, te creo unas semanas, pero es como ir a hacerte un exámen porque puedes tener cáncer, no te digan nada en más de un mes y te tienen con todo el nudo en la guata porque tu familia llegado navidad te preguntarán cómo salió todo y tu sin respuesta, le cagas la onda a todos.

En verdad últimamente me he cuestionado bastante, como posible futura profesional, como madre, como nieta, hija, abuela, hermana, amiga…. no es posible que me parta el lomo estudiando pa sacarme puras notas mediocres, antes leía antes de la prueba y listo, ahora estudio “apropiadamente” y las mismas cagonas notas? ¿Y si después tengo que pagar por una carrera que jamás podré ejercer? De verdad pegarse un tiro parece la solución, al menos te dan el título honorífico por matarte, pero no.

De verdad espero que mis “fuertes” declaraciones no hieran susceptibilidades, estoy odiando y si usualmente no racionalizo de la forma más “correcta”, ahora menos. Y, ¿qué es lo que cuestiono? Cuestiono si la elección que tomé para la vida adulta y responsable que se supone debo llevar fue la correcta. Lo dudo y sé que la mayoría de las veces hago las cosas por soberbia e incluso despecho, bien tonta weona porque ¿a quién rechuchas le importa si yo hago bien o mal tal o cuál cosa, o incluso si lo hago o no? Pero la wna ahí, corriendo a llevar la contra.

Hay tantas cosas y gente a la que quisiera gritarle, o golpear o romper, pero mejor me descargo en el pequeño blog que aguanta todo, porque está feliz en su cibernecio ser. Necio como yo :3

Por lo general tolero bien la incertidumbre, incluso hay un dejo de pequeño morbo, esa sensación de adrenalina, sea bueno o malo de que irá a suceder, esa aventurilla que se encuentra en el borde de la imaginación de todos, la creación absoluta simple o magistral, universos y selvas se pierden en esa pequeña sensación de vértigo, en tu pulso haciendo latir tu garganta, la respiración acelerada y ¿por qué no? pupilas dilatadas. El miedo y la exitación, que juego más adolescente, pero en fin, ¿no somos una especie de compilación de nosotros mismos a través del tiempo? La mayoría de la gente dice que uno nunca es el mismo, somos una evolución de nosotros (aunque en algunos casos hay clara involución), pero no. ¿Acaso nadie ha dicho algo y al escucharse mientras va pronunciando esas palabras, es como si se escuchara a sí mismo cuando era muy pequeñ@? En algunos casos se escucha como su figura parental, adolescente e incluso hablando como tu abuel@, pero con tu voz. Si cambiamos, pero a la vez somos estáticos, porque esos pequeños en su minuto y edad pequeña, jamás dejará de ser ese pequeño a la misma edad y hora, el resto es crecimiento que a lo largo de su vida, se archica así mismo, en una versión comprimida de si de forma completa. Así que en teoría no se cambia, se archiva y se avanza.

Y…….. se me pasó bastante el enojo, no mucho el dolor nada que la naturaleza con su sabiduría me ayude a solucionar.

Mi canción, infinita, mía, siempre ad-hoc a todo: Patience.

Dudas

Me gustaría tener respuestas para muchas cosas, nunca cosas serias como que día moriré o preguntas filosóficas del ser, en sus variadas categorías, o si me irá bien en la tesis (que debería preocuparme más, pero no). La verdad es que mis dudas son más contingentes, tal vez superficiales con tintes inmediatistas y egoístas (por no decir personales sentimentales ligados a personas y muy específicas).

A veces me encanta no saber, hay un cierto encanto casi de realismo mágico en ver toda tu vida como una cosa que avanza y frente a la cual te encaras a medida que pasa, que gozas y sufres a nivel visceral, que tus alegrías son desbordantes al igual que las penas… Aunque siento y creo profundamente que por sanidad mental es bueno saber algunas otras cosas.

En cuanto a conocimientos, me encantaría tener memoria fotográfica para absorber y comprender cientos de miles de conocimientos, como un amigo que tuve de esos que conoces sin conocer por un período muy breve de tiempo, pero que nunca olvidas: había estudiado como 3 carreras e iba en la cuarta, sentia admiración y a la vez una envidia sana de “me encantaría poder hacer algo así” y digo envidia sana porque no lo descarto, aunque muchos me digan “no estás en edad” o “no tienes los medios” o lo que sea, en ese sentido mis esperanzas son acordes a mi realismo mágico.

Sin embargo con las cosas que atañen a los sentimientos, me siento en profundo desequilibrio, en contradicción constante, eso de querer mantener cierta ignorancia de muchas cosas (gente que te odia, critica, ama, admira, etc). Hay cosas que no quieres saber porque es mucha la información emocional para procesar y como usualmente se nos enseña para acumular conocimiento, ni si quiera para comprenderlo (si es que), menos se nos enseña o educa en los sentimientos u emociones. Por eso a veces la ignorancia al respecto nos es tan grata y a la vez nos frustra y divide, porque hay mucha emocionalidad que nos abruma de tal forma que elegimos encogernos, tratar de crear un archivo comprimido de emociones y sentimientos que se descomprimen cuando no deben hacerlo y que sacan a la luz inseguridades y hasta ciertos traumas o “traumillas” de cualquier tipo.

Ahora con qué fin planteo mis dudas que en realidad no he planteado, sólo esbozado de que se trata, es con el fin de manifestar mi profundo sentimiento de desazón frente a la incertidumbre de cosas que me importan muchísimo y sobre las cuales no puedo (o tal vez no quiero) saber. No tiene que ver con el control no soy así, pero la búsqueda de respuestas, la espera esperanzada que a veces parece dejada en el olvido, me hace perder no sé si la fé porque tal vez no tengo una creencia tan profunda y ciega en la conducta humana, pero si de frustración a veces, desesperanza en otras y la típica clásica y nunca mal ponderada “hacer el ridículo”. Para eso también deberían existir variadas categorías ontológicas que se crean y recrean a cada rato con todo tipo de diversas personas y para las más increíbles y variadas situaciones. La cantidad de conceptos generados para una misma cosa tienen tantas o más acepciones que la categoría y excesivamente bien o mal utilizada palabra “weón”.

¿Qué puedo hacer al respecto? Algo que siempre ando predicando, pero nunca practico “de las cosas o problemas hay que ocuparse, no preocuparse”, ¿cómo? no sé xD, pero para qué dar más lata con el asunto si sólo lo escribí para darle vueltas y en algún momento leerlo y decir “las weás que escribo”.

Mi canción de esta noche será la que venía escuchando en el bus de vuelta de Quillota al lindo puerto (no la única) pero sí la más significativa: Drive Home de Steven Wilson.

Salidas inútiles

¡Qué ganas de pegarse un tiro cuando las cosas no salen como las esperas! Cuando te hechas un ramo, cuando te echan de tu pega, cuando cagaste a tu polol@ y te vió, cuando atrasaste tus planes en un año o muchos más, un embarazo no planeado, una muerte, etc. Cuando se plantea de esta forma suena burdo y caricaturesco, como que fueran problemas invisibles de alguien más que no se asemejan a nuestros mundillos donde los problemas sí se sienten. Pero cuando nos suceden, aunque tal vez no los mismos, pero en magnitud de sensación emocional, pareciera que no hubiera escape de una tragedia griega.

Es curioso que con lo buenos que somos para medir y tipificar las cosas, nunca nos dedicamos seriamente a tipificar escalas de problemas con reales consecuencias emocionales, (pese a que los psicólogos llevan décadas en eso); siempre existe el típico “…si yo sé cómo te sientes, no he vivido nada parecido, pero conozco la sensación”, o el famosísimo y nunca bien ponderado “es que estaba enamorada, pero de verdad, no como cuando eres adolescente y sientes que el mundo se va a acabar cuando el niño que crees amar no te corresponde”, denostando en la forma más pobre sentimientos que realmente son las únicas cosas por las que vale realmente la pena estar triste.

Los suicidios han existido desde tiempos inmemoriales, llevada a la estereotipo máximo del “traidor” con el famoso suicidio del amado/odiado pero siempre polémico “Judas”. Los japoneses lo consideraban un ritual que dependiendo del contexto honoraba a sus ancestros.

Pero, ¿qué hay de la desesperación que te lleva a creer que la solución se encuentra en el olvido y en el que tus seres queridos te resentirán poco tiempo? Obviamente hay quienes creen que le son tan indispensables a sus seres queridos que no soportan el dolor de su propia existencia y se llevan a sus seres queridos consigo en horribles tragedias de parricidio y asesinatos “místicos”.

Los suicidios por razones “económicas” abundan en los “adultos”, mientras que en los adolescentes y aquellos que no han querido abandonar esa etapa, los “adolescentes tardíos adultos”, las razones son de carácter sentimental.

Pero independiente de los motivos, cada cierto tiempo se provocan circunstancias, sucesos coyunturales que llevan a miles de personas en todo el mundo a creer que estás en un abismo del que no hay salida.

Una amiga de Violeta Parra (de la que no recuerdo su nombre y me da lata buscar), dijo que su amiga cuando se suicidó, lo hizo de forma impulsiva, porque esa era su forma de ser, que no estaba predestinada a ello ni mucho menos, pero que estaba segura que en el momento mismo de jalar el gatillo se debe haber arrepentido (como le sucedió en más de una ocasión al tomar decisiones sin pensarlo mucho), con la diferencia que de esta decisión, no había vuelta atrás. Por esto y muchas otras cosas en esos momentos de terrible desesperación, siempre he creído que en el mili segundo último de tu decisión de terminar con tu vida, aparece esa pequeña luz de esperanza que te alcanza a decir “en realidad, no es para tanto” o tal vez “esto no es tan irremediable”, pero ya es tarde.

Hay tantos medios electrónicos hoy en día como éste, que se denominan así mismos, comunidades fomentando la ironía de las crisis, sin embargo ¿porqué esa sensación de soledad?, ¿de que este paso por el mundo le importará tan poco a cualquiera?, incluso al equilibrio del planeta.

En fin, momento depresivo modo conquista de la estupidez.

La muerte…

Quería escribir acerca de porqué la muerte tiene un papel tan preponderante en nuestras vidas…está siempre presente de una forma negativa o positiva, pero siempre tiene una gran carga de emociones ligadas a ella, ya sean relacionadas al temor, a la esperanza, a la incertidumbre, a la felicidad y obviamente, al dolor.

La muerte se nos presenta en distintos niveles y de diferentes formas debemos lidiar con ella, incluso en las formas que menos creemos nos podrán afectar, un árbol seco, el animal que comemos, un animal atropellado… Sin embargo, de una forma u otra está presente y nos marca en nuestro desarrollo crecimiento y perspectivas de la vida.

No hay situación más traumante en la vida que cuando eres pequeña(o), y te percatas de lo que es la muerte y el dolor que puede traer consigo para uno mismo o la gente que te rodea, te cuestionas “la eternidad”, asimilas el vacío que provoca la ausencia de aquellos que se van y observas que la gente que pierde a un ser querido cercano, muere con él durante mucho tiempo.

¿Qué hay de peculiar en ello? Qué innegablemente todos vamos a pasar el mismo camino, algunos temen este paso, otros no, pero tiene una carga de misterio porque pasamos de un estado a otro, sin embargo nadie puede decir con certeza a qué estado pasamos luego de que el alma se desprende de nuestro cuerpo y éste se pudre y vuelve a ser parte de un ciclo de vida. Hay diversas teorías, católicas, metafísicas y de muuuchos tipos que no conozco y ni si quiera podría dimensionar, pero creo que es imposible negar una existencia más pura que la que conocemos.

¿Por qué escribir de la muerte? Tema polémico, bastante delicado, es casi como instalarse a hablar de política entre masones o de religión entre agnósticos, sin embargo es por la visión del dolor en su forma más pura…es espeluznante y hermosa a la vez. Presenciar el dolor de una madre que ha perdido un hijo, es algo que no se puede explicar, ese dolor transforma de tal forma la espiritualidad de una persona que el alma sale a flote en la belleza más pura que pueda existir. Al ver expuesta el alma de una persona, no se puede dejar de pensar que se está en presencia de un milagro, sin embargo ese dolor tan profundamente horrible lo lleva a contradecirse.

Sin embargo, todos la hemos experimentado de una forma u otra, en distintos niveles, con diversas cicatrices. Que tan dañada o purificada queda el alma después de esto, no sabría decirlo, ¿acaso los inquisidores tenían razón y el dolor realmente purifica? Hasta dónde se puede distorsionar la verdad de una realidad con las manipulaciones de gente con poder…Pero de que el dolor es una expresión impactante del ser humano, es algo difícil de negar.

Las Moscas

Ni de Sartre ni de nadie que sea conocido, ni elogiado ni nada intelectualmente decente. Me refiero a los bichitos voladores que andan de mierda en mierda, molestando y zumbando (sobre todo en el verano), y que seguramente tienen una función bio-ecológica imprescindible para el planeta, que no tengo idea cuál es.

De las moscas, se asocian a la mugre, basura, sus derivados en descomposición y por ende cadáveres. Son animalitos repulsivos a quienes no gustamos de los insectos, y que se asocian a muerte y cosas desagradables, pero no es nada particular contra ellas, en general me molestan los bichitos, me dan cosa y no debería ser así, porque cuando yo era chica pasaba horas en el patio jugando con todo tipo de bichos, gusanos, arañas, etc, y me daba lo mismo. Pero la gente cambia, los gustos también y ahora no soporto a los bichitos.

Tmabién hay mucha gente que asocia a las moscas a países conocidos por la hambruna o la pobreza, me imagino que debe ser por el calor y la poca higiene que deben abundar en esos lugares, pero hablo desde la ignorancia y la mera opinión coloquial absoluta.

Ahora, he escuchado que se asocian a la muerte de forma algo más mística, que sólo persiguiendo cadáveres en descomposición, sino que como una especie de premonición de la muerte.

Hace poco tiempo, escuché que las moscas aparecían en mosquero (grupo grande como una especie de enjambre), cuando se aproximaba la muerte de una persona en ese lugar, de hecho se comenta en no sé qué mitología que las moscas tienen una connotación negativa precisamente porque lo último que se escucha antes de morir es un zumbido crecano de una mosca. 

 En fin, el asunto, es que me acordé de esto, porque a una persona le sucedió que cuando estaba viviendo con una persona agonizante ya con cuidados paleativos y, un día por un motivo extraño no podía dormir siendo aproximadamente a las 4 de la mañana, salió a regar el jardín cuando a lo lejos distingue una nubecilla oscura en movimiento hacia la casa y resultó ser una nube de moscas que parecía quererse instalar en ese jardín, pero la pericia de esta persona manejando el agua, junto a su odio por las moscas, terminó desalentando a estas míticas trasnochadoras, portadoras de malos augurios y las que sobrevivieron volaron lejos de allí. Sin embargo, 4 días después de este peculiar suceso, la persona agonizante que parecía estar de mejor semblante aguantando los embates del sufrimiento físico agudo, murió.

Ahora, ¿qué particular relación tienen las moscas con la muerte? sólo Dios sabe, o quizás los botánicos expertos en bichología también y tendrá una posible explicación en la notable sensoriedad de estos bichitos capaces de premonir las muertes de los seres humanos mediante alguna explicación química extrema o física…vaya usted a saber.

 El recuerdo de una mosca, (o de miles por defecto), jamás va a ser superior al de ser querido perdido para nosotros en presencia física, invaluable para quienes amamos hasta con los respiros, peor aún para aquellos incapaces de demostrarlo, creo que el dolor es peor aún cuando jamás se entregó todo aquello que se sentía, porque el amor se transforma en dolor no expresado.

Bueno, moscas o langostas, tal vez hay miles de detalles en la naturaleza de los que no nos percatamos al momento que una persona muere, sólo nos fijamos en lo más relevante, que es lo capaz de llamar nuestra atención cuando estamos en medio del dolor absoluto, pero tal vez alguna persona sea capaz de sobreponerse al dolor abstraído por otro y pueda notar y dar cuenta de cuanto detalle hay en nuestras vidas y en nuestras muertes, que no notamos por la apesadumbrada forma de vivir y de morir que tenemos.

Canción: Silvio Rodríguez, al final de este viaje…obviamente!

Sueños premonitorios

No quiero hablar de mis superpoderes mayas esta vez, sino que contentarme con relatar, ya que hace aproximadamente 10 años, tuve un sueño, demasiado detallado, con demasiadas interpretaciones, una carga emocional enorme, y sin embargo sucedió inesperadamente.

El sueño parte en la casa de una gran amiga, su casa es de un piso, con un patio angosto, al igual que la entrada, con una reja alta de metal. Al acercarme a su casa, para un supuesto “carrete”, veo la casa desde fuera, pero no tenía cortinas, ni muebles, y estaba enteramente pintada de blanco por dentro. Al entrar a la casa el patio se había vuelto de tierra y habían muchos niños pequeños jugando, más de la mitad lloraba y causaban un gran alboroto. Su abuela (que en paz descanse) estaba al pie de una bicicleta que parecía moderna, pero estaba oxidada y desgastada, le habían arrojado huevos crudos a los rayos y ella se estaba cuestionando quién había sido, mientras ella conversaba con alguien que no recuerdo. En ese momento, miro hacia un portón de madera que se adentraba en el pequeño patio que parecía haber adquirido considerables metros de espacio a lo ancho, muy viejo y algo maltrecho, y a travéz de un espacio entre la tierra (que ya era barro) y las maderas rotas de ese espacio, se deslizaba una guagua  por un desnivel en ese lugar (en la realidad inexistente), riéndose a carcajadas y sólo en pañal.

Lo tomo en brazos y en ese minuto pensé: “es de la vecina”, así es que entré a la casa de mi amiga, esperando encontrarla para que me ayudara a buscar a la supuesta madre de esta guagua. Al entrar, encuentro en esta casa desamoblada y de un blanco casi molesto a antiguos amigos que aparentemente sólo circulaban algo cabisbajos, preguntaba por mi amiga y me contestaban que había salido por un momento, y como la supuesta madre vivía en la casa de al frente, pensé en salir a buscarla.

Al salir por la puerta, los niños ahora más grandes, seguían jugando, pero eran menos y curiosamente aparecían 3 escalones desde el patio hasta la salida de la reja. Cuando me dispuse a subir el primero de los 3 pequeños escalones, la guagua me párecía que pesaba como 60 kilos y me costaba mantenerme en pie, pero después de un gran esfuerzo físico lograba subirlo, el segundo escalón era casi el mismo esfuerzo o más, pero estaba preparada ya para afrontar esa dificultad, pero el tercer escalón, me desequilibró de tal forma, que me comencé a ir hacia atrás, algo en mi sub-subconciente me insinuó que si soltaba esa guagua podría subir, pero en ese instante ví de reojo un fierro que sostenía la reja que estaba cerca a mi costado derecho,  lo afirmé y con los ojos cerrados por miedo a caerme subí el último escalón, el cual después de afirmarme pareció ser tan fácil de subir como se veía a simple vista, a la vez que la guagua, volvía a ser liviana como un papel.

Iba a la casa de la vecina, pero ella no se encontraba en el lugar, entonces comienza la odisea para encontrarla. Era de noche y comienzo a caminar con la guagua en mi brazo izquierdo como si mientras yo caminaba se achicaba para hacerlo más fácil, y de pronto me veo subiendo unos cerros, que yo asocié con “los presidentes” una población de cerrillos que estaba muy cerca del liceo al que yo iba en esa época, en la estación central, que es algo similar a los cerros pobres de valparaíso, entonces comenzaba a subir y no se por qué motivo, no podía hacerlo caminando, entonces me comenzaba a arrastrar a lo “punta y codo” en este cerro en subida, con la guagua apoyada en mi antebrazo izquierdo, por los antejardines de las casas, ya que no había vereda fuera de la calle.

En esta posición voy avanzando cuando uno de los antejardines estaba enbaldosado (no sé si se escribe así), y luego de avanzar el trecho de baldosas me resbalaba hacia atrás con un estallido de risas de parte mía, que me impedía afirmarme como correspondía, además había un señor afirmado en la puerta de esa casa que me observaba con cara de “¿por qué esta loca no camina?”, situación que me hacía reirme con más fuerza y volver a descender. Se repitió aproximadamente unas 4 veces, hasta que retomaba las fuerzas para sofocar la risa y subir al fin ese pequeño trozo de jardín de baldosas.

Luego de eso, continuaba subiendo y escucho música a lo lejos, me levanto para ver que era, cruzo el pasaje y había una especie de quebrada, que terminaba en el legendario pub “lican ray” que quedaba cerca del paradero 15 de pajaritos, con luces de neón y escándalo, entonces escuchaba a mis amigas reírse y pensaba en ir a “visitarlas”, pero mis sub-subconciente, me decía que mi amiga que buscaba no estaba ahí, miraba a la guagua y me devolvía para seguir avanzando “punta y codo” el cerro.

Cuando estoy llegando a la cima del cerro, hay una niña muy pequeña, como de unos 6 años vestida entera de blanco, como si fuera a un bautizo, con lazos blancos en su vestido y todo, pelo largo rubio y muy crespo, que vivía en una casita destartalada, a simple vista muuuuy pobre y estaba tendiendo ropa de un gran fuentón, situación que yo veía muy injusta para ser tan pequeña, en ese instante ella me mira, se ríe y me tiende su manito, me ayuda a levantarme como si yo misma no pesara nada, me indica hacia una reja de maderas circulares, bajita sobre el cuál había un parrón, era como bien silvestre el lugar, pero pese a la pobreza era demasiado lindo, y me dice: “allá están”, en eso su mamá la llama enfurecida, amenazándola con pegarle y le dije que me esperara, pero ella sale corriendo y me dice que no, y se me pierde.

Cuando cruzo el portón, literalmente en la punta del cerro, había una casa enorme y hermosa, toda de madera como hecha para verse rústica, y en la puerta de, iba entrando mucha gente, cuando paso por la puerta estaba mi hermana en la entrada como recibiendo a la gente, en un comedor en la primera parte de la casa estaba la mitad de mi familia, pero sólo las mujeres, mi mamá, mi abuela, una tía política, una tía abuela, mi Tita, que algún día les contaré de esta extraordinaria mujer, mi vecina de santiago desde que yo tenía uso de razón, y otra vecina que me extrañaba mucho que estuviera allí. Estas personas no tienen relación en cuanto a mis afectos ni nada por el estilo, de hecho me extrañaba la presencia de varias de ellas en ese lugar que supuestamente era mi casa, por estas aclaraciones extrañas que hace dentro del sueño el sub-subconciente, y pese a que no encontraba ni a mi muy amiga, ni a su vecina, había logrado llegar al lugar que se supone que debía llegar, pese a que no lo había planeado de esa forma. Al entrar ya no tenía la guagua en brazos, pero yo sabía que la guagua estaba en “mi casa”. Mientras yo la recorría, veía distintas habitaciones y me llamaba la atención un baño pequeño que vi de reojo al pasar, sin ningún adorno ni cortinas de ningún tipo, pero alcanzaba a ver que la tina que había en este pequeño espacio tenía agua barrosa, y me devolvía a mirar inmediatamente, entraba al baño para observar la tina y estaba vacía, pero con tierra seca al rededor. Después de eso me llamaban a una pieza enorme que tenía chimenea, la cual estaba encendida y sobre ella había una reliquia como en una especie de cajón de vidrio y era un violín de oro, que yo obviamente me acercaba a tomar y a mirar, y alguien se ríe y me dice “¡pero si es tuyo!”, por mi temor a hacerle algún daño o a romper la cubierta de vidrio y mi sueño terminaba abruptamente.

Ahora, en ese momento nunca lo relacioné con nada realmente personal, todo lo creí circunstancial, pero aproximadamente al año siguiente me quedé embarazada, a los 16 años, situación que para una persona con exceso de inmaduréz y en plena adolescencia en que uno tiende a ser algo egoísta en las decisiones de vida, fué bastante complicado.

Ahora me encuentro estudiando en Valparaíso, mi hijo está a punto de cumplir nueve años y muchas cosas que han sucedido a lo largo de este período me hacen recordar a cada rato este sueño, que parece irse desarrollando exactamente en la misma forma y orden en nuestras vidas actualmente.

Muchas personas pueden decir que estos sueños son circunstanciales, pero me acuerdo nítidamente de todos los detalles y cada uno le puede dar la interpretación que más estime conveniente, pero este sueño en particular se volvió como una especie de diario de vida previa a vivirla.

El sueño es algo bizarro y a la vez hermoso, en cuanto al desarrollo, pero cada decisión que he tomado parece ir de la mano, por incoherente y descabellado que en el momento parezcan ciertas decisiones mías, van siguiendo esta continuidad, este vistazo a lo que sería mi vida, que algo o alguien consideró conveniente mostrarme a los 15 años.

En fin, un post muy largo, pero era necesario, para describir completamente esta vivencia. ¡Gracias por los comentarios!

Pasión y ego…

Siempre me a llamado mucho la atención  las personas que luego de cierto tiempo de interesarse mucho en un tema que les apasiona y suelen destacarse del resto, suelen caer en un proceso de autoestíma elevadísima y un ego demasiado inflado.  De hecho creo que con mis amigos y amigas en diferentes etapas de la vida, cuando compartimos un interés común, o nos volvemos un poco más experimentados en cuanto a aquellos temas que nos interesan o apasionan, también solemos caer en ese tipo de conversaciones en que nos falta menear la copa de cognac, tener un puro en la otra mano, y todas con boinas superdotadas que pareciera que hablaran por nosotras.

Pero, ¿hasta qué punto compartimos intereses o es sólo alimentar el ego? Una vez conversando con una amiga, comentaba el inmeeeeenso ego que suele verse en el medio artístico de todo tipo y cómo entre ellos suelen ser muy lamebotas y a la vez críticos. Obviamente no llegamos a consenso alguno, porque lo que a mi me parece altamente evidente, para ella se daba en todos los ámbitos, y también creo que no es exclusivo de las artes, pero si creo que se exalta en este medio.

Porque es evidente que a toda persona con cierto grado de especialización en lo que sea, suele tener ese “aire”, que se nota a la legua de no sentirse parte del resto de los mortales, como si cada profesional de este planeta tuviera “la verdad” de su pequeño mundo, la cual tampoco necesitan compartir, porque están muy por sobre nosotros.

Claramente ninguno lo expresaría de esta manera, pero con otra amiga si comparimos esta visión. pero me asalta una duda, ¿existe la separación entre la pasión y el ego? Porque a todos los destacados en sus materias, como que el ego se les infla más allá de lo que pueden permitirse ver; a algunos no les molesta, otros lo niegan a brazo partido, pero de que egos sobran en el ámbito artístico, en serio sobran, llegan a marear. Ahora, ¿una persona podría ser apasionada y excelente en cuanto a lo que le interesea y a la vez ser humilde?….cuéeeek, llega a sonar chistoso el mencionarlo, porque es como imposible.

Eso deja espacio para otra duda, aquellas personas que si notamos esto, ¿seremos menos apasionadas o excelentes en aquello que nos interesa a morir? y si llegamos a un nivel de excelencia, ¿estamos condenadas a vivir con un ego que apenas si nos deje respirar? Jojojojo creo que nunca seré lo suficientemente excelente en nada porque soy demasiado pajera para todo lo que me gusta. Creo que podría llegar a ser excelente en dormir. Podría existir una pedagogía del tuto y dormir en todas las clases… podría haber una clase de roncar sigilosamente, otra  de hablar cosas interesantes mientras duermes, etc….XD Después nos sentiríamos con el ego inflado por tener los ojos más hinchados y cómo se manifiesta cada ojera en un sueño más profundo XD.

Bueno…creo que esto es como una historia sin fin, pero sería entrete conocer gente excelente en lo que hace que sea no sólo de bajo perfil, sino que no se crea el cuento, no importando cuánto premio o alabanzas de sus pares reciba. Ojalá algún día el conocimiento deje de comprar el ego de las personas apasionadas.

En fin, al fin, el fin.

Cábalas…

…de año nuevo obviamente, porque me di cuenta que muchos de mis amigos y sobre todo yo, tenemos mil supersticiones que tienen que ver con el año nuevo y que no necesariamente van de la mano con tomar decisiones hacerca de un “nuevo comienzo” ni bla bla bla, sino que está directamente relacionado con los ritos apropiados en el momento preciso, junto con los 12 primeros días del año.

No sé por qué, todos creemos que lo que nos suceda en los 12 primeros días, tiene que ver con los 12 meses del año, y cómo estos días tendrán directa relación con nuestro año y su desarrollo. Al final supersticiosamente unimos ciertas coincidencias con respecto a lo que nos sucedió en alguno de estos 12 días y logramos hacer que tengan relacion ciertas cosas por ridículas que sean…

Bueno, el caso es que mínimo deben pedir un deseo por cada comida que prueben por 1ª vez en el año, resulta, y las cábalas de las 12 ya eran, así es que las dejo para diciembre si es que sigo con este asunto de blogs.

En fin, este es uno de mis posteos más sin sentido, porke lo hice con el fin de retomar la escritura, la que obviamente necesita práctica junto con la redacción, pero pico en el ojo, porke la idea es escribir por escribir y lo contingente, año nuevo y muuuuchas felicidades pa este año que se viene para todos, ojalá que la caña les haya sido condescendiente y no sufran por weás. No les diré que los quiero a toooodos cuando en realidad sólo les estimo y a algunos no los conozco, lo que amerita un post para les luthiers, pero serça en otra oportunidad.

Saludos a los que saben que  los quiero hasta el fin del mundo, y los que no lo sepan no sean pavos. Muy feliz año a todos y ojalá les sea un bonito año en cuanto a todo lo que esperan. Saludinesª

Sólo para niñas…..

Cuéeeeek! o no tan niñas en realidad. Es que me di cuenta que recientemente vi una película, sólo con el fin de ver a un actor, más o menos como lo que le sucede a muchas con Johnny Deep, con la diferencia que igual tiene talento… Pero ¿cuál de los dos? a juzgar.

Bueno, mi post está dedicado a un exquisito actor israelí que me llamó muchísimo la atención cuando por ociosa vi la película la momia y la momia regresa… es sexy, no tengo la más mínima idea de la edad que tenga, pero es demasiado sexy. su nombre es Oded Fehr y es judío no practicante según logré leer en algunos blogs gringos, buscando imágenes de este tipo. Para que decir las imágenes que encontré, pero el tipo es demasiado sexy. Hace el papel de un medjai en la momia, que es como una especie de cuidador milenario de tradiciones y weás fantásticas… cueeeeeeeeek!,. pero filodendro. El tipo es rico y tiene talento.

demasiado sexy...

demasiado sexy...

Ahora, ¿con qué fin me dedico a hablar de este demasiado rico actor?, ¿con fines antidiscriminatorios?, ¿en apoyo a los judíos no practicantes?, ¿al talento escondido en medio oriente entre guerras? Nooooooooooo. Esto es sólo con el fin humanitario de que aquellas, que son muchas, me traten de explicar por qué mierda los tipos de más de 40 años son taaaaaan sexys!!!! como que mientras mayores sean, mejores están… sobre todo de 35 a 45 o incluso 50 años. ¿Por qué?, no sé, por que ni si quiera tiene el fin de decir que los weones prefieren a las tipas más jóvenes que viejas, que en el caso de los tipos, al menos socialmente se distingue al revés, que las actrices viejas no tienen mucha cabida en jolibud o el jet set chilensis, a diferencia de los ricos actores mayores. No me interesa mucho en todos los casos, sólo quiero agradecer por estos lindos descubrimientos, y por darnos la oportunidad de apreciar a estos especímenes cuarentones en su máximo esplendor.

Sé que muuuuuchas amigas mías estarán de acuerdo conmigo y unas pocas no, pero de que estos tipos son sexys y que cualquiera de ellas daría lo que fuera por tener a un minazo de este tipo a su lado, no se quejarían de nada en muuuucho tiempo. No es una oferta, pero puta que están ricos.

Si alguien sabe por qué nos interesan tanto los tipos “maduros”, se agradece que lo comenten, porque es el caso de muchas de nosotras fijarse en tipos cuarentones, talentosos, inteligentes, trabajadores, como sea, pero machos, ni si quiera tienen que ser demasiado lindos, que no es el caso de Oded, ni de Johnny claro está, pero suele causarnos muchos sentimientos encontrados el conocer a tipos de esta especie.

como el vino

como el vino

Ese fué mi post superficial de la semana…creo.